El PELIGRO de los APARATOS ELÉCTRICOS y ELECTRÓNICOS
17 febrero, 2021

El PELIGRO de los APARATOS ELÉCTRICOS y ELECTRÓNICOS

Nos encontramos en uno de los momentos críticos para el ambiente, y esto no es algo nuevo. Cada año se generan alrededor de 50 millones de toneladas de RAEE en el mundo. Es una cifra preocupante ya que este tipo de residuos es el que más aumenta. En Perú cada ciudadano produce una media de 13 kilogramos de residuos eléctricos y electrónicos al año.

Los aparatos eléctricos y electrónicos son un conjunto de cientos de materiales y componentes, no vistos por los ojos, pero que en su interior pueden contener metales pesados y químicos peligrosos para el ambiente y la salud de las personas. Se estima que un teléfono móvil contiene entre 500 y 1.000 componentes diferentes.

El peligro viene cuando los RAEE no son tratados de forma adecuada. Estas sustancias nocivas pueden contaminar el medioambiente, poner en riesgo a los trabajadores que fabrican los productos, y afectar la salud de las personas que les rodean.

Componentes tóxicos y peligrosos de los RAEE

Conoce cuales son algunos de los componentes tóxicos que contienen los RAEE.

Retardantes de fuego bromados (RFB)

Estos son mezclas de sustancias químicas artificiales que se añaden a los productos para que sean menos inflamables. Se utilizan en teléfonos y computadoras normalmente. La exposición permanente a estos compuestos puede provocar problemas de aprendizaje y memoria, interferir con la tiroides y con el sistema hormonal del estrógeno. Además, la exposición fetal está relacionada a desórdenes de comportamiento.

Cadmio

Es un metal del grupo de los elementos de transición, altamente tóxico, que se obtiene casi exclusivamente como subproducto en el refinado de los minerales como el cinc. Este metal lo podemos encontrar en baterías recargables de ordenadores, contactos eléctricos y relojes. Anteriormente, era utilizado en monitores y televisores de tubo. El cadmio tiene la capacidad de acumularse en el ambiente y es muy tóxico. Afecta principalmente a los riñones y los huesos.

Mercurio

El mercurio es un elemento químico natural que se encuentra en la roca de la corteza terrestre. Se utiliza en los monitores de pantalla plana como dispositivo de iluminación y en pilas no recargables. El mercurio puede afectar el sistema nervioso central, el sistema cardiovascular, pulmonar y provocar daños en los riñones y la vista. Es tóxico incluso en dosis muy bajas.

Policloruro de vinilo (PVC)

Es el producto de la polimerización del monómero de cloruro de vinilo. Es el derivado del plástico más versátil. Este tipo de plástico es usado en productos electrónicos como aislante en cables, alambres, circuitos, conectores y carcasas de plástico. Es muy común este componente y a simple vista no es perjudicial, pero su erróneo tratamiento y si se incinera, libera dioxinas y furanos. Estos químicos que desprende son existentes en el ambiente y muchos son tóxicos, incluso a muy bajas concentraciones.

Níquel

El níquel es otro elemento químico muy conocido, un elemento bastante abundante, ya que constituye cerca de 0.008% de la corteza terrestre. Se lo puede encontrar en baterías. Produce efectos sobre el sistema pulmonar y respiratorio, alergias, irritación en los ojos y la piel. Es posiblemente cancerígeno. Es tóxico si se lo encuentra en forma de compuestos inorgánicos de níquel en su forma oxidada, sulfatada o soluble, es decir en su mal tratamiento.

Litio

El litio es un elemento químico de símbolo Li y número atómico 3. Se suele utilizar en baterías. El litio ocasiona afecciones en el sistema nervioso, fallas respiratorias y náuseas.

Berilio

El berilio es un elemento químico alcalinotérreo bivalente, tóxico, de color gris, duro, ligero y quebradizo. Se utiliza en interruptores, transmisores y conectores. No se disuelve, se adhiere a partículas de aire y persiste en suelos. La Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer de la ONU lo clasificó como cancerígeno. Además, la inhalación de humos y polvos de berilio puede causar enfermedades pulmonares.

Compartir